«Aprendo a ser testigo del Señor», Cuaderno 3: Guía del catequista

aprendo-testigos-021. El catecismo «Testigos del Señor», publicado por la Conferencia Episcopal Española, está dirigido a niños y adolescentes entre los 10 y 14 años. Este catecismo tiene como finalidad ayudarles a profundizar en las verdades de la fe y en la vida cristiana durante esta etapa. También está recomendado por los obispos para la catequesis de preparación al sacramento de la Confirmación.

Read More

2. Los tres cuadernos «Aprendo a ser testigo del Señor» son unos guiones prácticos para trabajar en catequesis los diversos capítulos del catecismo «TESTIGOS DEL SEÑOR». En ningún caso sustituyen a este ni a la «GUÍA BÁSICA para comprender y trabajar con el Catecismo TS». Tanto los cuadernos como su guía son materiales complementarios del catecismo TS.

3. La guía del cuaderno 3 tiene como finalidad ayudar a los catequistas a utilizar bien las numerosas actividades y recursos didácticos que ofrecen los cuadernos, dando un tono atractivo y dinámico a los encuentros de catequesis.

4. La presente Guía complementaria de los cuadernos ofrece al catequista, al final de cada tema, numerosos recursos para los encuentros de catequesis. En ella se recogen videos, canciones, juegos, vidas de santos, celebraciones de la Palabra, etc. El catequista podrá utilizar estos recursos como estime más conveniente.

5. Los cuadernos van dirigidos también a los padres de esos niños y adolescentes, por la gran importancia que tiene la implicación activa de los padres en la transmisión de la fe a sus hijos. Para ello, todos los temas llevan un apartado dedicado a la catequesis familiar como ayuda a las familias que deseen transmitir la fe a sus hijos en el hogar.

6. Se sugiere dedicar dos encuentros a cada tema del Catecismo TS. Una sugerencia es dedicar una sesión a los tres primeros apartados y otra desde el apartado «Testigo de la fe» hasta el final.

Enlace a la Presentación e índice general de los recursos.

*  *  *

Índice

JESUCRISTO ES EL CAMINO

Encuentro 37. Pablo, escogido para anunciar el Evangelio de Dios

Encuentro 38. Tened los sentimientos de Cristo Jesús

Encuentro 39. Estáis salvados por pura gracia

Encuentro 40. Ya no eres esclavo, sino hijo

Encuentro 41. Obedeced a vuestros padres en el Señor

Encuentro 42. Dios da la vida

Encuentro 43. Vivid en el amor

Encuentro 44. No pongáis la confianza en las riquezas

Encuentro 45. Goza con la verdad

Encuentro 46. ¿Cómo piensa un cristiano?

Encuentro 47. ¿Cómo vive un cristiano?

Encuentro 48. ¿Cómo actúa un cristiano?

Encuentro 49. ¿Cómo reza un cristiano?

Encuentro 50. Sed siempre testigos del Señor

*  *  *

JESUCRISTO ES EL CAMINO

Encuentro 37: Pablo, escogido para anunciar el Evangelio de Dios

(Catecismo TS, págs. 214-219)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

Comenzamos con este tema la quinta y última parte del catecismo que lleva como título «Jesucristo es el Camino». La imagen inicial es una escultura de san Pablo que se encuentra en el exterior de la basílica de San Pedro en el Vaticano. Va acompañada de las palabras que le dijo Ananías a san Pablo y que se recogen en el libro de los Hechos de los Apóstoles. Estas palabras son pronunciadas también hoy para nosotros, llamados a ser testigos de Cristo vivo ante los hombres.

Hacemos la señal de la cruz, observamos la foto de san Pablo y rezamos juntos la oración inicial de la página 7.

DIOS NOS HABLA

Actividad 1: El catequista puede resumir el relato del martirio de san Esteban (Hc 6, 8 y ss.) y fijarse en particular en los versículos finales del capítulo 7 (Hc 7, 57-60). El joven Saulo dio su asentimiento a la lapidación de Esteban poco antes de su viaje hacia Damasco para acabar con los cristianos. Antes del diálogo de la actividad 1, conviene leer el párrafo segundo de la página 215 del Catecismo TS.

Actividad 2: Si es posible, visionamos el video de la página web que se indica.

Hacemos hincapié en la profunda transformación que se produjo en Saulo de Tarso después de haber visto al Señor.

EXPLICACIÓN DE LA FE

Realizamos la actividad 3, para lo cual hay que consultar en el Catecismo TS la columna titulada «Las trece cartas de san Pablo».

En la actividad 4 damos un repaso a la excepcional actividad misionera de san Pablo.

Después de leer el apartado «Las promesas de Dios se han cumplido», dialogamos sobre el contenido esencial de la predicación de san Pablo: dar a conocer a Jesucristo como el Mesías Salvador que esperaba el pueblo judío (actividad 5).

El diálogo sobre la actividad 6 debería aportar abundante luz a los catecúmenos sobre la misión de Cristo para el pueblo judío, para el mundo y para cada uno de nosotros, que hemos creído en Él como Dios y Salvador.

PARA TU VIDA

Solo somos cristianos si nos encontramos con Cristo

Actividad 7: A partir de lo comentado en la actividad anterior, se entenderá mejor la lectura del fragmento de la epístola de san Pablo a los Romanos que propone el cuaderno. Pensar bien la frase conclusiva de modo que quede bien grabada en la mente y en el corazón de los muchachos.

Las actividades 8 y 9 son de profundización en nuestra acogida personal a Jesucristo. Es importante pararnos un poco en la pregunta «¿Dónde podemos encontrarnos ahora con Jesucristo?»; la respuesta está en el tercer párrafo de este apartado: «… en la lectura de la Palabra de Dios, en la oración, en la celebración litúrgica…».

Actividad 10. Si hay tiempo, podemos visionar el video del papa Francisco con los jóvenes.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 10 y, si parece oportuno, visionamos el video sobre san Pablo que está en la web (actividad 12).

La lectura de este apartado es como una recapitulación de todo lo visto en este tema y sus importantes aplicaciones prácticas para la vida de los chicos.

Actividad 11. Podemos comentar brevemente cómo fue el martirio de san Pablo y su victoria tan anunciada sobre la muerte El verdadero discípulo se sabe enviado a anunciar, como Pablo, «la Buena Nueva de Cristo muerto y resucitado».

CELEBRAMOS

Leemos el apartado «Orar con san Pablo» (pág. 217 del Catecismo TS).

Después, podemos tener una breve celebración de la Palabra con los elementos que ofrece la página 11 del cuaderno:

  • Oración inicial.
  • Proclamación del himno al amor (1 Cor 13, 1 y ss.).
  • Breve rato de silencio para la oración personal.
  • Canto final: «Donde hay caridad y amor, allí está el Señor» (puede cantarse y escucharse a la vez en la web).

EN FAMILIA

Podemos reunirnos en el rincón de oración y seguir las pautas señaladas en la página 12 del cuaderno 3.

Es de especial importancia el diálogo en familia sobre el Espíritu Santo y su acción en el alma del cristiano creyente (Jn 14, 18-26). Si se estuviera preparando la recepción del sacramento de la Confirmación, este diálogo revestiría aún mayor trascendencia.

Podemos ver el fragmento de la película seleccionada en la página web. Y si nos gusta, podemos buscarla para ver la película completa.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 38: Tened los sentimientos de Cristo Jesús

(Catecismo TS, págs. 220-223)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

Este tema tiene como objetivo final descubrir que ser cristiano implica seguir a Cristo con una vida moral acorde con sus enseñanzas y en concreto con las bienaventuranzas que Él nos enseñó. La imagen de la página 220 del Catecismo TS reproduce una escena de la vida de san Juan de Dios, salvando a los enfermos del incendio de que tuvo lugar en el Hospital Real de Granada. La imagen correspondiente del cuaderno nos muestra un gesto análogo de amor y de misericordia.

Hacemos la señal de la cruz, observamos la imagen y rezamos juntos la oración inicial de la página 13.

DIOS NOS HABLA

Actividad 1: Se leerá en voz alta el texto de Gén 1, 26-27. El lector finaliza la lectura de la Palabra de Dios diciendo: Palabra de Dios y los demás responden del modo habitual. El catequista debe insistir en que ese texto nos revela que todos los seres humanos tienen la misma dignidad a los ojos de Dios; todos somos criaturas suyas e hijos suyos. No hay en la Tierra ningún ser que supere al hombre y a la mujer en dignidad ante Dios. A continuación, se pueden realizar las actividades 2 y 3.

EXPLICACIÓN DE LA FE

La libertad y la conciencia

Podemos leer el primer párrafo de la página 221 del Catecismo TS y después realizar las actividades 4 y 5 sobre el don de la libertad que Dios ha dado al ser humano. También podemos realizar las actividades 6 y 7 sobre la conciencia; evitaremos darles un tono escolar.

El catequista debe aclarar que la libertad del hombre y la mujer no es absoluta e ilimitada. Dios ha dado la libertad al ser humano para que elija el bien y evite el mal. Esta es precisamente la función de la conciencia: nos ayuda a distinguir el bien del mal. Podemos poner ejemplos prácticos de las diversas clases de conciencia: recta, veraz, dudosa, etc.

Se podría añadir un diálogo sobre cómo llegar a poseer una conciencia bien formada.

PARA TU VIDA

Las Bienaventuranzas y el seguimiento de Cristo

Con la actividad 8 se puede abrir un diálogo muy vivo sobre el significado de cada una de las Bienaventuranzas de Jesús. La actividad 9 ayudará a los alumnos a comprender que Jesús no abolió los 10 Mandamientos sino que les dio su plenitud con las Bienaventuranzas.

Una vez leído el apartado «Seguimos a Cristo con todo nuestro ser», la actividad 10 ayudará a que los catecúmenos distingan entre los «estados de ánimo» y las pasiones y entre las pasiones y las virtudes. Es muy importante para el cristiano ir creciendo en la adquisición de las virtudes, que «son hábitos operativos buenos»; por ejemplo, la fortaleza, la sinceridad, la generosidad, etc.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 16 y, si parece oportuno, visionamos el video que aparece en la web (actividad 12).

La lectura y comentario de este apasionante apartado (actividad 11) nos servirá como recapitulación de todo lo visto hasta ahora en este tema y de sus importantes aplicaciones prácticas para la vida de los jóvenes. Las respuestas pueden ser:

No cedieron por fidelidad a los mandamientos de la Ley de Dios: «antes morir que pecar».

La fuerza que los impulsó a aceptar la muerte fue la gracia de Dios y el don de fortaleza que les otorgó el Espíritu Santo.

CELEBRAMOS

Leemos el apartado «Oramos y celebramos a Cristo» (pág. 223 del Catecismo TS).

Después, podemos tener una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece la página 17 del cuaderno:

  • Oración inicial.
  • Proclamación del himno de san Pablo a Cristo (Flp 2, 5-11).
  • Breve tiempo en silencio para la reflexión personal.
  • Canto final: el que se ofrece en la web (o si se prefiere «Donde hay caridad y amor, allí está el Señor»).

EN FAMILIA

Podemos reunirnos en el rincón de oración y seguir las pautas señaladas en el cuaderno 3 (ver la pág. 18).

Uno de la familia lee el texto del apartado «Lectura del Evangelio».

A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que hay en ese apartado.

Rezamos juntos una oración al Espíritu Santo que habremos preparado previamente.

Podemos ver el fragmento de la película seleccionada en la página web. Y si nos gusta, podemos buscarla para ver la película completa.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 39: Estáis salvados por pura gracia

(Catecismo TS, págs. 224-227)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El Catecismo sigue exponiendo los fundamentos de la vida moral del cristiano; ya se ha tratado en el encuentro anterior de la libertad y de la conciencia; este tema se dedica al pecado y a la gracia que Dios da para vencerlo. La imagen de la página 225 del Catecismo TS nos muestra el agua que todo lo limpia y vivifica; el texto inicial de Rm 6, 14 nos enseña que el cristiano triunfa del pecado por la gracia de Cristo.

Hacemos la señal de la cruz, observamos la foto y rezamos juntos la oración inicial de la página 19 del cuaderno 3.

DIOS NOS HABLA

Desde el día de nuestro Bautismo estamos llamados a vivir unidos a Cristo por la gracia, que recibimos en los sacramentos y permanece en nosotros mientras no la expulsemos de nuestra alma por el pecado mortal.

Hacemos la actividad 1 que consiste en analizar detenidamente el texto de Ef 2, 4-6: la vida del cristiano es un «revivir» con Cristo.

El texto de la actividad 2 (1 Jn 1, 8) nos muestra que para «revivir» con Cristo es necesario reconocer que somos pecadores, pues solo entonces la Verdad estará con nosotros.

Se puede visionar ahora el video sobre el pecado original y sus consecuencias (actividad 3).

Ahora se pueden leer los párrafos tercero y siguientes de la página 224 del Catecismo TS. Estas son las principales ideas que en ellos se contienen:

  • El pecado original ha dejado una huella profunda, como una herida en cada ser humano, una inclinación al mal.
  • El pecado personal es siempre una ofensa y desobediencia a Dios.
  • Todo pecado daña al que lo comete y a los demás seres humanos.

EXPLICACIÓN DE LA FE

Convertíos y creed en la Buena Noticia

Actividad 4: después de lo visto en la página anterior, será sencillo dialogar sobre el significado de esas preguntas del Catecismo.

Para realizar bien la actividad 5 convendrá precisar el sentido de los términos que en ella se usan:

  • materia grave y materia leve.
  • advertencia, que puede ser plena o parcial; será conveniente poner algunos ejemplos.
  • consentimiento de la voluntad (que puede ser también pleno o no pleno).

De lo anterior se deduce que no todos los pecados son igualmente graves. Dependerá de la materia, de la advertencia y del consentimiento. La conciencia del cristiano debe discernir en cada caso el carácter leve o grave de los pecados cometidos.

El combate espiritual del cristiano

Leemos este apartado (pág. 227 del Catecismo TS) y dialogamos con los alumnos sobre su contenido.

PARA TU VIDA

En este apartado se sigue tratando del combate espiritual del cristiano, sobre todo mediante el combate contra las tentaciones del Maligno.

Actividad 7: a) La tentación es una incitación a pecar; las tentaciones proceden del Maligno, que se sirve muchas veces de otras personas y de nuestras malas inclinaciones. b) Las armas para luchar contra las tentaciones son numerosas: la oración; la mortificación; evitar las ocasiones de pecar (pereza, gula, lujuria…); estar ocupados en lo que hemos de hacer en cada momento; la devoción a la Virgen María; la confesión frecuente y la dirección espiritual, etc.

Actividad 8: en la oración nos unimos a Dios y le pedimos fuerzas para la lucha cristiana; la vida cristiana es un combate continuo que no acabará hasta el día de nuestra muerte.

Actividad 9: Hoy se habla muy poco del demonio y de su intervención en el mundo. Estas palabras del papa Pablo VI son muy importantes. Respuesta a las preguntas: a) ¿Cómo actúa? De mil maneras (ver lo que se ha dicho arriba en la actividad); b) ¿Qué efectos podemos atribuir a su influjo? Por de pronto, todos los que derivan de los pecados del hombre (pecados capitales y otros contra los Mandamientos de Dios y de la Iglesia).

Actividad 10. Si hay tiempo, se puede visionar ese video.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 22. La lectura y comentario de este apartado (actividad 11) nos servirá como recapitulación de todo lo visto en este encuentro.

Uno de los aspectos más admirables de la vida de Montse Grases es que fue una vida llena de naturalidad; no hizo nada espectacular ni extraordinario, sino que se limitó a cumplir bien cada día sus deberes de hija, de estudiante, de cristiana… Ahí sí brillaron sus virtudes humanas y sobrenaturales, porque en ella hubo un afán constante de cumplir en todo momento la voluntad de Dios que se le manifestaba en cosas pequeñas y ordinarias y en cosas graves como su enfermedad, llevada, día a día, con fortaleza y alegría sobrenaturales.

Montse decía «sí al dolor» no porque le gustase el dolor (que la espantaba como a cualquiera) sino porque descubrió en ese dolor (por la gracia de Dios) el camino que Dios quería para ella y lo aceptó con todo su corazón como una forma concreta y vital de vivir su Amor a Jesucristo y de ofrecerse por los demás.

CELEBRAMOS

Pasos para el sacramento de la Reconciliación

Leemos este apartado en el cuaderno 3 (pág. 23).

Después, podemos tener una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece esa misma página del cuaderno:

  • Oración inicial.
  • Una lectura de la Palabra de Dios (por ejemplo, la parábola de la oveja perdida: Lc 15, 1-7).
  • Como comentario, se pueden leer y comentar las palabras del papa Francisco de esta misma página y las del apartado «¿Es complicado confesarse?».
  • Breve tiempo de silencio para la reflexión personal.
  • Canto final: el que se ofrece en la web.

EN FAMILIA

Podemos reunirnos en el rincón de oración y seguir las pautas señaladas en el cuaderno 3 (ver la pág. 24).

  • Comenzamos haciendo la señal de la cruz.
  • Uno de la familia lee el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que hay en este apartado.
  • Comentamos los símbolos del Espíritu Santo, en particular la paloma.
  • Rezamos juntos la oración final al Espíritu Santo.
  • Podemos ver el fragmento de la película seleccionada en la página web. Y si nos gusta, podemos buscarla para ver la película completa.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 40: Ya no eres esclavo, sino hijo (primero, segundo y tercer Mandamientos)

(Catecismo TS, págs. 229-231)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

Continuando con la moral, el catecismo nos presenta en este encuentro los tres primeros Mandamientos del Decálogo. El cuadro de Murillo nos muestra la escena del regreso del hijo pródigo y el abrazo amoroso del padre. A veces se nos olvida de que Dios es, ante todo, un padre que nos quiere con locura y que está siempre dispuesto a perdonarnos y acogernos.

Hacemos la señal de la cruz, observamos el cuadro de Murillo y rezamos juntos la oración inicial de la página 25 del cuaderno 3.

DIOS NOS HABLA

El catequista puede introducir este encuentro presentando el cuadro de Murillo con la escena del hijo pródigo. Aunque la escena nos es conocida, una vez más deberíamos sorprendernos al escuchar esta parábola de Jesús. Jesús nos enseña que Dios es nuestro Padre del cielo, un Padre que nos ama como ningún otro, con entrañas de misericordia (actividad 1).

Actividad 2: Los dos mandamientos que resumen el Decálogo son: 1. Amar a Dios sobre todas las cosas. 2. Amar a nuestros prójimos como a nosotros mismos.

Actividad 3: Un alumno puede leer el texto de Lc 4, 1-2. 5-8. Dialogamos en torno a que solo Dios es digno de adoración. La adoración se debe solamente a Dios al reconocerle como el Ser Supremo y Creador de todas las cosas. En el mundo de hoy se da culto de «adoración» a muchos «ídolos» en los que tantos hombres y mujeres ven el summum de la felicidad (el dinero, el poder, el placer sexual…).

Actividad 4: se puede visionar el video, si parece conveniente. Puede ser bueno recordar los diez Mandamientos antes de seguir adelante. Los tenemos en la columna derecha de la página 229 del Catecismo TS.

EXPLICACIÓN DE LA FE

Los Mandamientos que nos dan Vida

Convendrá recordar que Dios no nos ha dado los Mandamientos para quitarnos parte de nuestra libertad sino para que usemos bien de ella.

Las actividades 5 y 6 ayudarán a reflexionar a los catecúmenos sobre esta gran verdad: nuestra libertad es un don de Dios, pero tiene sus límites para nuestro bien.

La actividad 7 se podría argumentar así: a) Dios nos ha dado los Mandamientos para que al obedecerlos nos comportemos con la noble y alta dignidad que le ha dado al ser humano: amando a Dios, respetando a nuestros padres, usando rectamente de la sexualidad y no de un modo torpe como si fuéramos animales, respetando los bienes de los demás, etc. b) Los Mandamientos están a favor de la vida digna del hombre; no son, por tanto, trabas a nuestra libertad sino que dan luz al camino recto y justo que debe recorrer el hombre en su convivencia con los demás.

El texto de la actividad 8 clarifica muy bien estos conceptos. El catequista puede pedir que cada alumno escriba una frase cuyo sentido sea una síntesis de estas verdades.

PARA TU VIDA

Leer el apartado «¿Quiénes incumplen los tres primeros Mandamientos?»

Seguramente el catequista deberá aclarar previamente el significado de algunos términos que son poco usuales para los alumnos como, por ejemplo: ideología, superstición, horóscopos, blasfemia, palabras injuriosas, etc.

Actividad 9:

PECADO

MANDAMIENTO

VIRTUD CORRESPONDIENTE

Blasfemia

2.º mandamiento

(Respuestas ponderadas)

Negar a Dios

1.º   “

Idolatría

1.º   “

Juramento

2.º   “

Supersticiones

1.º y 2.º  “

No ir a Misa el domingo

3.º     “

Uso irreverente…

2.º     “

No respetar a los de otra religión

1.º     “

Actividad 10: Se deben rodear las siguientes actitudes: amor, alabanza, oración, adoración, acción de gracias.

Se dedicará un breve tiempo a estudiar las preguntas del Catecismo TS que se indican en el cuaderno 3.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 28. La lectura y comentario de este apartado (actividad 11) nos servirá para saber que en los tres pastorcitos de Fátima destacan el amor a Dios y la obediencia a sus Mandamientos. Puede buscarse más información sobre las apariciones de la Virgen María en Fátima.

Realizamos las actividades 11 y 12.

CELEBRAMOS

El catequista puede invitar a los chicos a leer el apartado «Padre» de la página 231. A Dios le podemos alabar de muchas maneras, por ejemplo, cumpliendo bien los diez Mandamientos.

También le alabamos asistiendo a la celebración de la Santa Misa, que es el principal acto de fe, de amor y de alabanza a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo. En las oraciones de la Misa expresamos de muchas maneras nuestra alabanza a Dios, por ejemplo en la oración o canto del Gloria. Lo podemos recitar siguiendo las pautas que se indican en la página 29 del cuaderno 3.

EN FAMILIA

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que hay en este apartado.
  • Comentamos ahora otro de los símbolos del Espíritu Santo: el soplo o el viento, para lo cual podemos leer en silencio el apartado sobre los símbolos del Espíritu Santo y lo comentamos en familia.
  • Hacemos el propósito de invocar con frecuencia al Espíritu Santo y rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el fragmento de la película seleccionada en la página web. Y si nos gusta, podemos buscarla para ver la película completa.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 41: Obedeced a vuestros padres en el Señor (el 4.º mandamiento)

(Catecismo TS, págs. 233-235)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el cuarto mandamiento del Decálogo. La imagen inicial evoca el amor entre el recién nacido y los seres que le han dado la vida. A veces se nos olvida todo lo que nuestros padres han hecho por nosotros. Sobre todo, la adolescencia es una etapa en la que pueden surgir algunas tensiones en la relación padres-hijos. Los contenidos de este encuentro de catequesis pueden ayudar a enfocar esa relación de un modo más positivo.

Hacemos la señal de la cruz, observamos la foto y rezamos juntos la oración inicial de la página 31 del cuaderno 3.

DIOS NOS HABLA

El catequista puede introducir el tema por medio del análisis de la palabra honrar, que aparece en la formulación clásica del cuarto mandamiento: «Honrar a padre y madre». La palabra honrar suele significar algo así como valorar, respetar, apreciar, y, sobre todo, mostrar ese aprecio con obras concretas. Podemos realizar la actividad 1.

El único pasaje de los evangelios que nos muestran a Jesús como un muchacho de doce años es el relato de Lc 2, 41 y ss. Podemos dar lectura a ese pasaje y abrir el diálogo de la actividad 2. Las respuestas podrían ser más o menos las siguientes: a) Jesús nos quiere enseñar que la autoridad de Dios está por encima de la de los padres; b) Regresó con ellos a Nazaret y les obedecía en todo; c) La vida oculta de Jesús –esos largos años de los que no dicen casi nada los evangelios– nos dan una gran enseñanza: Jesús fue un niño y un joven normal del que no había mucho que contar: amaba y obedecía a sus padres, iría a la escuela como los demás niños, aprendía de José el oficio de carpintero, etc. No hizo ningún milagro ni nada extraordinario antes de su vida pública.

El catequista puede leer, o hacer leer a uno o varios de los muchachos, los párrafos de la página 233 del Catecismo TS que vea más conveniente. En ellos se destacan las siguientes ideas:

  • Dios es el autor del matrimonio y de la familia; Él ha diseñado sus elementos esenciales.
  • El padre y la madre deben educar a sus hijos en las virtudes humanas y cristianas, principalmente con su ejemplo.
  • Los hijos deben amar y respetar a sus padres y contribuir con ellos al bien de toda la familia asumiendo sus propias responsabilidades.

Es importante leer y comentar la columna derecha titulada «La familia en la Iglesia».

EXPLICACIÓN DE LA FE

Podemos realizar la actividad 3. Algunas de esas razones son las siguientes:

  • Nos han dado la vida y nos han alimentado.
  • Nos han educado como cristianos (el Bautismo, la fe, etc.).
  • Nos han cuidado cuando estábamos enfermos.
  • Nos han protegido contra diversos peligros.
  • Nos han procurado una educación escolar que será básica para el futuro.

El respeto a la autoridad legítima y el amor a la patria

Leer este apartado en el Catecismo TS (pág. 234).

Actividad 4: Algunos ejemplos pueden ser los siguientes:

  • Respetando las leyes de tráfico.
  • Pagando los impuestos.
  • Luchando contra la corrupción.
  • Oponiéndose a las leyes que van contra la vida.
Aportar reflexiones que resulten prácticas para la actividad 5.
El video de la actividad 6 puede dar lugar a un coloquio.

PARA TU VIDA

¿Quiénes actúan contra el cuarto mandamiento?

Leemos este apartado en la página 234 del Catecismo TS. Luego, como pide la actividad 7, vamos poniendo algunos ejemplos prácticos de actitudes favorables y desfavorables.

  • Actitudes a favor de la familia: cuidar y educar a los hijos; respetar y obedecer a los padres, etc.
  • Actitudes en contra de la familia: abandonar la educación humana y cristiana de los hijos; los hijos que no colaboran en el cuidado del hogar, etc.

Aprender a orar en familia

Leemos el apartado «Aprender a orar en familia» (Catecismo TS, pág. 235). De modo espontáneo decimos la idea que más nos haya interesado. Hoy está decayendo la práctica de rezar en familia, pero es preciso recuperarla, pues si la familia cristiana deja de rezar la sociedad va hacia la descristianización y hacia su autodestrucción.

Actividad 8: Leemos las palabras del papa Francisco, reflexionamos sobre ellas y cada uno, en silencio, hace un propósito práctico para proponer rezar en familia.

Actividad 9: a) Contar en el grupo alguna experiencia, aunque nos parezca pequeña, de alguna vez que hemos rezado en familia. b) Que alguno del grupo explique por qué esa experiencia le pareció importante.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 34 y, si parece oportuno, visionamos el video que aparece en la web (actividad 11).

La lectura y comentario de este apasionante relato (actividad 10) nos servirá como reflexión para descubrir las importantes aplicaciones que puede tener el cuarto mandamiento para la vida de los jóvenes. El que quiera puede escribir en el cuaderno una conclusión práctica para su vida.

CELEBRAMOS

Leemos el apartado «Aprender a orar en familia» (pág. 235 del Catecismo TS).

Después, podemos tener una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece la página 35 del cuaderno 3:

  • Oración inicial.
  • Un lector/a puede dar lectura al texto de Ef 4, 1-4.
  • Breve tiempo en silencio para la reflexión personal.
  • Recitamos todos juntos la oración a la Sagrada Familia del papa Francisco. Puede añadirse la oración del apartado siguiente.
  • Canto final: el que se ofrece en la web (o si se prefiere «Donde hay caridad y amor, allí está el Señor»).

EN FAMILIA

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que hay en este apartado.
  • Comentamos ahora otro de los símbolos del Espíritu Santo: el fuego, para lo cual podemos leer en silencio el apartado sobre los símbolos del Espíritu Santo y lo comentamos en familia.
  • Hacemos el propósito de invocar con frecuencia al Espíritu Santo y rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el fragmento de la película seleccionada en la página web. Y si nos gusta, podemos buscarla para ver la película completa.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 42: Dios da la vida (el 5.º mandamiento)

(Catecismo TS, págs. 236-239)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el quinto mandamiento del Decálogo. La imagen inicial del Catecismo TS nos presenta las manos de unos alfareros trabajando el barro para hacer una vasija. La foto del cuaderno 3 nos muestra a unos padres que observan con cariño la ecografía del bebé en el vientre de la madre. Todo ello nos habla de amor a la vida y del proceso de formación de una nueva criatura. Los contenidos de este encuentro de catequesis tienen como finalidad conocer mejor el gran don de la vida y la responsabilidad de acogerla y protegerla en su desarrollo desde la concepción hasta la muerte natural.

Hacemos la señal de la cruz, observamos la fotografía que encabeza el tema y rezamos juntos la oración inicial de la página 37 del cuaderno 3.

DIOS NOS HABLA

El catequista puede introducir los contenidos de la página 236 del Catecismo TS, leyendo con alguna solemnidad el texto de Gén 4, 9-10 sobre el cual vamos a reflexionar. Realizamos la actividad 1. Posibles respuestas:

En primer lugar, es imagen del pecado del hombre (de su crimen; de su cinismo, al querer evadir su responsabilidad; de la gravedad de su pecado fraticida; de la gravedad de la ofensa cometida contra Dios (y no solo contra Abel), etc.

El primer derecho humano es el de la vida; nadie tiene derecho a eliminar una vida humana, pues esta es sagrada ya que su autor es el mismo Dios, que ha infundido el alma en cada ser humano.

Realizamos la actividad 2 tal como se ofrece en el cuaderno.

Se puede visionar el video de la web, pues aporta ideas e imágenes muy sugerentes.

EXPLICACIÓN DE LA FE

El 5.º mandamiento: no matarás

Podemos leer pausadamente la página 236 del Catecismo TS y a continuación hacer las actividades 4 y 5 del cuaderno. De este modo, los alumnos reflexionarán sobre la conexión entre el Antiguo y el Nuevo Testamento y verán claramente cómo el Nuevo va más allá del Antiguo. Han de escribir una síntesis de las enseñanzas de Jesús.

La actividad 6 es importante pues ayudará a los catecúmenos a reflexionar sobre las razones que tiene la Iglesia para oponerse a la pena de muerte, salvo en ciertos casos que hoy día prácticamente no se dan.

Constructores de la paz

La actividad 7 posee una gran riqueza para la formación práctica de los alumnos en la Doctrina Social de la Iglesia. Sería bueno compartir las conclusiones que se hayan escrito.

PARA TU VIDA

¿Quiénes incumplen el quinto mandamiento?

Leemos este apartado en la página 238 del Catecismo TS. Luego, como pide la actividad 8, elaboramos entre todos una lista con las faltas contra este mandamiento que se mencionan. No copiar lo que se dice, sino extractarlo.

La actividad 9 puede dar lugar a un diálogo. Posibles respuestas: a) seguramente el mayor crimen actual contra la vida humana sea la guerra por las terribles consecuencias que tiene en pérdida de vidas humanas y otros gravísimos daños contra las familias, la sociedad, etc. También es gravísimo el crimen del aborto que acaba cada año con millones de vidas humanas inocentes. b) Quiere decir que viene de Dios y está destinada a glorificar a Dios siendo feliz eternamente en el cielo.

Animar a los alumnos a trabajar a fondo y con ilusión la actividad 10. El catequista podría proponerles elaborar como un programa de varios puntos para dirigir una carta al director de un periódico.

Si hay tiempo, podemos ver el video de la actividad 11.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 40.

La lectura y comentario de este apasionante relato nos ayudará a reflexionar sobre las importantes aplicaciones que puede tener el quinto mandamiento en la vida de los jóvenes.

La actividad 12 puede dar lugar a un diálogo muy vivo y a sensibilizar a los catecúmenos a comprometerse en la defensa de la vida humana.

CELEBRAMOS

Leemos el apartado «Aprender a orar en familia» (pág. 235 del Catecismo TS).

Después podemos tener una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece la página 41 del cuaderno 3:

  • Oración inicial.
  • Se puede volver a leer el texto del Génesis del primer apartado. Breve tiempo en silencio para la reflexión personal.
  • Recitamos todos juntos la oración a la Sagrada Familia de Benedicto XVI.
  • Oración final: la que se ofrece en la página 41 del cuaderno 3. También puede escuchase la canción de la web.

EN FAMILIA

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que hay en este apartado.
  • Leemos y comentamos ahora el apartado titulado «Los dones del Espíritu Santo».
  • Hacemos el propósito de pedir los dones del Espíritu Santo para los que próximamente van a recibir el sacramento de la Confirmación y rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el fragmento de la película seleccionada en la página web. Y si nos gusta, podemos buscarla para ver la película completa.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 43: Vivid en el amor (el 6.º y 9.º mandamientos)

(Catecismo TS, págs. 241-243)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el sexto y el noveno mandamientos. La foto inicial del Catecismo TS nos muestra los rostros de un hombre y de una mujer conversando. El cuaderno 3 repite una composición parecida. Los contenidos de este encuentro tienen como objetivo conocer mejor el plan de Dios para la perpetuación de la especie humana mediante la atracción mutua y la complementariedad entre ambos sexos. Hombre y mujer han sido creados por Dios para que se amen castamente dentro del matrimonio y puedan formar así una familia.

Hacemos la señal de la cruz, observamos la fotografía que encabeza el tema y rezamos juntos la oración inicial de la página 43 del cuaderno 3.

DIOS NOS HABLA

El catequista puede introducir los contenidos de la página 241del Catecismo TS, leyendo o haciendo leer el texto de Gén 1, 26-28 que analizaremos. Realizamos así la actividad 1. Posibles respuestas:

De Dios, a través de nuestros padres.

Todo lo creado por Dios es bueno; por tanto, el cuerpo del hombre y el de la mujer son en sí mismos buenos.

El recto ejercicio de la sexualidad desempeña el papel de hacer posible la procreación de nuevas vidas humanas, según el plan establecido por Dios.

Ahora se puede dar lectura a los tres primeros párrafos de la página 241 e irlos comentando.

Para terminar esta parte, podemos visionar el video indicado en la actividad 1, que es una buena introducción al tema, o leer los tres primeros párrafos de la página 241. El catequista puede abrir un diálogo para aclarar alguna duda.

EXPLICACIÓN DE LA FE

La castidad

Es muy recomendable la lectura atenta de la columna derecha de la página 241 titulada «La castidad». En ella aprenderemos que:

  • La castidad es «una capacidad» para asumir rectamente la sexualidad y de orientarla hacia el amor verdadero.
  • No es una forma de reprimir la sexualidad sino una fuerza para darle la orientación correcta, según el plan de Dios.
  • Es una forma de libertad y una fuente de alegría.
  • Se alcanza por la gracia de Dios (y no solo por nuestras fuerzas humanas).
  • Supone superar el egoísmo y buscar un ideal más elevado.

Puede realizarse la actividad 3. Es importante que cada alumno se esfuerce en definir con sus palabras la virtud de la castidad, pues así podrá expresar si ha entendido correctamente este importante concepto.

Realizamos la actividad 4. Los dos mandamientos, lógicamente, son el sexto («No cometerás actos impuros») y el noveno («No consentirás pensamientos ni deseos impuros»).

Llamados a crecer en el camino del amor

Este es un apartado importante. Además de invitar a los alumnos a leerlo en silencio, realizamos la actividad 5, cuyas respuestas pueden orientarse así:

El cuerpo es «templo del Espíritu Santo» porque Dios ha creado al ser humano «a su imagen y semejanza»(Gén 1, 26): esto quiere decir que el ser humano se asemeja a Dios por su racionalidad y su libertad (facultades que no tienen los demás seres de la Tierra); además, Dios creó al ser humano para que viviera en «amistad con Él» por medio de estas facultades y, sobre todo, por medio de la Gracia, que le dio en el paraíso y que nos da por el Bautismo y los demás sacramentos.

Podemos «glorificar a Dios en nuestros cuerpos» (1 Cor 6, 20) cuando usamos bien de ellos, según el plan de Dios. Los que pecan con su cuerpo profanan el «templo de Dios» y lo envilecen.

Repasamos los números indicados del Catecismo TS.

PARA TU VIDA

¿Quiénes incumplen estos mandamientos?

Leemos este apartado en la página 242 del Catecismo TS. Luego, como pide la actividad 6, podemos comentar el n.º 492 del Compendio del Catecismo de la Iglesia). Escribimos en el cuaderno los principales pecados contra la castidad; para ello los copiamos bien del Catecismo TS o bien del n.º 492 del Compendio.

Hacemos la actividad 7, que es como un resumen de todo lo aprendido en este encuentro. Y podemos visionar el video de la web (actividad 8).

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 46.

La lectura y el comentario de este apasionante relato nos ayudarán a reflexionar sobre las importantes aplicaciones que pueden tener el sexto y el noveno mandamientos en la vida de los jóvenes.

La actividad 9 puede dar lugar a un diálogo muy vivo y a sensibilizar a los catecúmenos a comprometerse en el ejercicio de la virtud de la castidad.

CELEBRAMOS

Leemos el apartado «Hemos de apoyarnos en Cristo» (pág. 243 del Catecismo TS).

Después, podemos tener una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece la página 47 del cuaderno 3:

  • Oración inicial.
  • Lectura de dos textos de san Pablo: 1 Tes 4, 3-5 y l Cor 6, 18-20.
  • Breve tiempo en silencio para la reflexión personal.
  • Recitamos juntos el texto del papa Francisco.
  • Oración o canción final: por ejemplo, la que se ofrece y recomienda en la web.

EN FAMILIA

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión en familia siguiendo el texto y las preguntas que hay en este apartado.
  • Leemos y comentamos ahora el apartado titulado «Nos preparamos para la Confirmación: los dones del Espíritu Santo».
  • Hacemos el propósito de invocar con frecuencia al Espíritu Santo para pedirle que nos ayude a vivir la virtud de la castidad.
  • Rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el fragmento de la película seleccionada en la página web. Y si nos gusta, podemos buscarla para ver la película completa.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 44: No pongáis la confianza en las riquezas

(Catecismo TS, págs. 245-247)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el séptimo y décimo mandamientos. La fotografía inicial reproduce La vocación de san Mateo, de Caravaggio. Tras su observación, puede comentarse como esta pintura refleja el contrate de dos actitudes: la de las personas capaces de escuchar la llamada luminosa de Jesús —como es en este caso la de Leví (Mateo) que dejó todo al ser llamado— frente a la de aquellas otras cuyo corazón está ciego para todo lo que no sea material o puramente mundano —actitud representada por los personajes que se encuentran en el extremo izquierdo de la mesa y que se hayan concentrados en recontar las monedas, incapaces de atender a la llamada de Cristo. A continuación puede valorarse la actitud que refleja la fotografía de la página 49 del cuaderno y comentar a cuál de de las representadas en el cuadro de Caravaggio puede compararse y por qué, así como su posible relación con los mandamientos que se tratarán en este encuentro.

Hacemos la señal de la cruz y rezamos juntos la oración inicial de la página 49.

DIOS NOS HABLA

Actividad 1: se leerá el texto evangélico en voz alta para, a continuación, comentarlo grupalmente. En primer lugar, si es preciso, el catequista recordará lo que se ha tratado ya anteriormente: la fuente de los actos del ser humano está en su corazón, en su interior. De ahí la necesidad de mantener el corazón libre de ataduras, de egoísmos o bienes mezquinos, como los puramente materiales, que nos impidan amar los bienes más elevados y propios del hombre. En segundo lugar, se mencionará que la fe libera al cristiano de ataduras externas y conduce a actuar por amor y no por temor. El discípulo de Jesús sabe que, con la ayuda divina, puede vivir como hijo de Dios y depositar toda su confianza en Él.

Actividad 2: si es posible, visionamos el video de la página web que se indica.

EXPLICACIÓN DE LA FE

Los bienes de la Creación

Puede leerse a los catecúmenos fragmentos seleccionados del capítulo 4, «Una ecología integral», de esta encíclica: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

En este sentido, es importante que los jóvenes descubran la raíz humana de la crisis ecológica: «No hay ecología sin una adecuada antropología. Cuando la persona humana es considerada solo un ser más entre otros, que procede de los juegos del azar o de un determinismo físico, se corre el riesgo de que disminuya en las personas la conciencia de la responsabilidad» (Laudato si´, n.º 118). La desvalorización del ser humano y de su especial puesto en lo creado —gracias a su inteligencia y a su libertad— anula toda exigencia de cuidado con respecto al mundo. Los catecúmenos han de poder fundamentar en la dignidad de la persona humana la necesidad de respetar las prescripciones del séptimo y el décimo mandamientos.

Actividad 4: Las ideas fundamentales que han de aparecer en las respuestas de los alumnos son:

a) El fin de la Iglesia, como el de su Maestro, es servir. Por ello tiene el deber de ser luz para la comunidad de los seres humanos. No se convierte en una doctrina económica o política más sino que propone un marco humano y evangélico donde pueden hacerse realidad los objetivos de una vida social plena. A esta doctrina se la denomina Doctrina Social de la Iglesia.

b) Su primer principio, como se explico en la actividad anterior, es la dignidad humana, especialmente cuando esta es amenazada por las circunstancias sociales y económicas. La esencia primordial que recoge es la dignidad igual de todas las personas. Cada una de ellas tiene un gran valor y, por ello, se ha de respetar su interioridad (especialmente su libertad) y su corporalidad (promoviendo unas condiciones materiales suficientes). De ahí la exigencia, antes comentada, de atender a una ecología integral.

Por ese primer principio: a) la persona debe considerar al prójimo como otro yo; y b) el orden social tiene que estar subordinado al bien de la persona. De aquí surgen unos derechos fundamentales, que no dependen de la voluntad humana ni del beneplácito del Estado. Esto implica, por fin, que el desarrollo fructífero de la persona precisa centrar la vida social en dos valores esenciales: la justicia social y la solidaridad. Obviamente, esto exige el cuidado y el desarrollo responsable del medio ambiente.

c) Es muy importante que los alumnos asuman la necesidad de conocer los principales documentos del Magisterio y las orientaciones y enseñanzas, y de meditar sobre ellos. Y más importante: que entiendan que todo ello no puede quedar en una reflexión más o menos hermosa sino que debe materializarse en un decidido esfuerzo personal y social para mejorar las realidades concretas.

Actividad 5: llegados a este punto, sería muy conveniente que los catecúmenos meditasen sobre las Bienaventuranzas del Evangelio y, por tanto, sobre las obras corporales y espirituales de misericordia. Es importante concienciar a los jóvenes del alcance de su actividad social. Todos debemos comprometernos a procurar que haya más justicia, más paz, menos hambre y menos violencia.

PARA TU VIDA

¿Quiénes incumplen estos mandamientos?

Actividad 7: respuesta orientativa:

a) Una persona que recibe un préstamo y no lo devuelve: «Quienes cometen fraudes económicos, fiscales o comerciales...».

b) Un joven que recibe una beca de estudios y se la gasta en un viaje con su novia: «Quienes practican la usura y la corrupción y quienes hace uso indebido de bienes públicos...».

c) Una empresaria que deposita sus beneficios en un «paraíso fiscal» para no pagar impuestos en su país: «Quienes cometen fraudes económicos, fiscales o comerciales...».

d) Una joven que percibe un mes (por error) el doble de su salario y se lo queda: «Quienes se apoderan de los bienes ajenos...».

e) Un constructor que paga a sus obreros sin inscribirlos en la seguridad social: «Quienes pagan salarios injustos...».

f) Un alcalde que para conceder licencias de obra pide al promotor una comisión del 15% de la inversión: «Quienes practican la usura y la corrupción y quienes hacen uso indebido de bienes públicos...».

g) Una joven estudiante, cuyos padres pagan a duras penas sus estudios, que suspende el curso por no estudiar lo que debía para aprobar: «Quienes no desarrollan su responsabilidad profesional guiados...».

Actividad 8: a continuación dedicamos unos minutos a la reflexión grupal siguiendo el texto del Catecismo de la Iglesia Católica.

Actividad 9. Si hay tiempo, podemos visionar el video propuesto.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

San Francisco de Asís

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 52. La lectura de este apartado es como una recapitulación de todo lo visto en este tema y sus importantes aplicaciones prácticas para la vida de los chicos: actividad 9.

CELEBRAMOS

Celebramos las obras de misericordia

A continuación podemos tener una breve celebración de la Palabra con los elementos que ofrece la página 53 del cuaderno:

  • Para comenzar, hacemos la señal de la cruz y cantamos un canto introductorio.
  • Señalamos la íntima relación entre la justicia y la solidaridad
  • El catequista irá comentando cada una de las obras de misericordia. Los catecúmenos pondrán ejemplos concretos sobre cómo vivir cada una de ellas en nuestro día a día.
  • Leemos la oración de santa Teresa de Calcuta y meditamos sobre ella.
  • Hacemos un propósito: Cada uno elige una obra de misericordia para hacer en esta semana.
  •  Rezamos en voz alta la oración final.
  • Podemos terminar escuchando la canción que se encuentra en la web.

EN FAMILIA

No pongáis la confianza en las riquezas

Junto al rincón de oración iniciamos esta catequesis en familia, que, previamente, ha de prepararse un poco.

  • Uno lee los textos del evangelio (Mt 6, 24 y Lc 3, 11) y se reflexiona en familia a partir de las preguntas propuestas.
  • El apartado «Nos preparamos para la Confirmación» lo podemos hacer en forma de tertulia alrededor de una imagen de Jesús. Podemos seguir las preguntas que vienen a continuación de la explicación de cada don del Espíritu Santo.
  • Se sigue con los apartados «Hacemos un propósito» y «Oración final».
  • Podemos terminar con el visionado las escenas de la película propuesta.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 45: Goza con la verdad

(Catecismo TS, págs. 248-251)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el octavo mandamiento. La imagen inicial del Catecismo TS y la del cuaderno permiten una reflexión inicial sobre la importancia de la palabra y del lenguaje en la vida de los hombres. En este se funda en gran parte la comunicación que hace posible una vida humana o, como en los casos en los que predomina la hipocresía o los intentos de manipulación, una vida inhumana.

Hacemos la señal de la cruz y rezamos juntos la oración inicial de la página 55.

DIOS NOS HABLA

El catequista puede introducir los contenidos de la página 248 del Catecismo TS, leyendo con alguna solemnidad el texto de Ef 4, 25 y comentarlo a partir del ejemplo del micrófono que se expone en la actividad 1. A continuación puede leerse en voz alta la definición de mentira reproducida en la actividad 2.

Actividad 3. Respuestas orientativas:

  • Jesús nos recuerda que tenemos el deber de buscar la verdad y respetarla, y que en ello consiste ser fiel a uno mismo, a Dios y a los demás.
  • En primer lugar la virtud de la veracidad que nos mueve a decir la verdad y a manifestarnos al exterior, en actos y palabras, tal como somos interiormente. Relacionadas con esta, pueden mencionarse otras virtudes como la sinceridad, la sencillez o la fidelidad. Asimismo, la caridad y la justicia se relacionan con la veracidad en cuanto, por ejemplo, nos mueven a evitar la difamación o la calumnia, o a ser honestos en nuestro compromiso con la verdad. Para alcanzar estas virtudes se requieren, a su vez, otras como la fortaleza o la generosidad.

EXPLICACIÓN DE LA FE

No dirás falso testimonio ni mentirás

Actividad 4: se puede visionar el video de la web. El atractivo testimonio de Eduardo Verástegui aporta ideas y actitudes valiosas que pueden comentarse en grupo.

Actividad 5. Se leerán individualmente las consecuencias de la mentira.

Actividad 6. Puede realizarse una «lluvia de ideas». Se anotaran todas las ideas que surjan sobre los posibles bienes que conlleva la virtud de la veracidad. Posteriormente se escogerán de entre todos los bienes mencionados, aquellos que se consideren más pertinentes. Por último se clasificarán según reviertan de modo más directo en uno mismo o en los demás.

Actividad 7. Se dedicarán unos minutos a la reflexión personal. A continuación, cada catecúmeno puede explicar los motivos de su elección y, a su entender, por qué no es posible una vida humana sin la verdad.

PARA TU VIDA

Las nuevas tecnologías y la verdad

Actividad 8. Se leerá individualmente el apartado «La comunicación, ¿virtual o real?» (pág. 250 del Catecismo TS) y a continuación se comentarán en grupo las ventajas y los inconvenientes de las nuevas tecnologías, especialmente en todo aquello que guarda relación con la virtud de la veracidad.

Actividad 9. Resumen personal del apartado «La verdad en los medios de comunicación» (Catecismo TS, pág. 250).

Actividad 10. Lectura del texto y reflexión en grupo a partir de los casos propuestos. Respuestas orientativas:

a) Evidentemente, la vida virtuosa es una especie de combate: exige esfuerzo y no siempre es agradable. Sin embargo, llena el corazón de paz y alegría. En este sentido, los jóvenes deben caer en la cuenta de que la cuestión debe ser replanteada: la pretensión más humana —es decir, moral— no es la «liberación» de lo desagradable o la búsqueda de una vida cómoda. El fin que pretendemos es otro: alcanzar, mediante el camino de la virtud, el bien que nos es más propio y que nos permitirá, como cristianos, alcanzar la bienaventuranza. El precepto de vivir en la verdad (como el resto de los mandamientos) es el camino que permite la identidad personal y la relación sana con los demás.

b) Puede leerse a este respecto lo que se dice en el Catecismo de la Iglesia Católica (n.º 2477): «El respeto de la reputación de las personas prohíbe toda actitud y toda palabra susceptibles de causarles un daño injusto. Se hace culpable: de juicio temerario el que, incluso tácitamente, admite como verdadero, sin tener para ello fundamento suficiente, un defecto moral en el prójimo; de maledicencia el que, sin razón objetivamente válida, manifiesta los defectos y las faltas de otros a personas que los ignoran (cf. Si 21, 28); de calumnia el que, mediante palabras contrarias a la verdad, daña la reputación de otros y da ocasión a juicios falsos respecto a ellos».

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Tomás Moro

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 58. La lectura y comentario de este testimonio nos servirá como reflexión para descubrir las importantes aplicaciones que puede tener el octavo mandamiento para nuestra vida. Cada uno escribirá en el cuaderno una conclusión práctica para su vida.

CELEBRAMOS

Celebramos el amor y la verdad

Nos disponemos para una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece la página 59 del cuaderno 3:

a) Oración inicial.

b) Leemos y reflexionamos: lectura en voz alta del texto de este apartado tras el que se dedicará un breve tiempo en silencio para la reflexión personal.

c) Rezamos en dos coros la secuencia de la fiesta de Pentecostés.

d) Canto final: escuchamos y cantamos la canción al Espíritu Santo que puede encontrarse en la web.

EN FAMILIA

El octavo mandamiento

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que hay en este apartado.
  • Leemos y comentamos ahora el texto del Catecismo de la Iglesia Católica que versa sobre el don de fortaleza.
  • Hacemos el propósito de invocar con frecuencia al Espíritu Santo y rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el video seleccionado en la página web.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  * 

Encuentro 46: ¿Cómo piensa un cristiano? San Agustín de Hipona

(Catecismo TS, págs. 254-257)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el testimonio de fe y conversión de san Agustín. La observación de las imágenes iniciales (del Catecismo TS y la del cuaderno) permitirá una reflexión inicial del catequista sobre la importancia del testimonio de los santos: en ellos volvemos a recorrer «la historia de nuestra fe, que contempla el misterio insondable del entrecruzarse de la santidad y el pecado. Mientras lo primero pone de relieve la gran contribución que los hombres y las mujeres han ofrecido para el crecimiento y desarrollo de las comunidades a través del testimonio de su vida, lo segundo debe suscitar en cada uno un sincero y constante acto de conversión, con el fin de experimentar la misericordia del Padre que sale al encuentro de todos» (Porta fidei, n.º 13).

Hacemos la señal de la cruz y rezamos juntos la oración inicial de la página 61.

DIOS NOS HABLA

Actividad 1: dos o tres de los catecúmenos leen en voz alta los textos de la página 255 del Catecismo TS y los del cuaderno 3 (pág. 61).

EXPLICACIÓN DE LA FE

La conversión de san Agustín

Actividad 2: tras la lectura del texto que versa sobre la conversión de Agustín se dialogará en grupo a partir de las preguntas que se plantean. En esta actividad grupal, los catecúmenos deben descubrir que es Dios quien —como en el caso de san Agustín— nos libera y por tanto:

a) «Nuestra justificación es obra de la gracia de Dios. La gracia es el favor, el auxilio gratuito que Dios nos da para responder a su llamada: llegar a ser hijos de Dios» (Catecismo de la Iglesia Católica, n.º 1996). El mismo san Agustín nos recuerda que la justificación de los pecadores supera a la creación de los ángeles en la justicia porque manifiesta una misericordia mayor.

b) «La libre iniciativa de Dios exige la respuesta libre del hombre, porque Dios creó al hombre a su imagen concediéndole, con la libertad, el poder de conocerle y amarle». (Catecismo de la Iglesia Católica, n.º 2002).

El catequista puede poner en consideración de los jóvenes las siguientes palabras del mismo Agustín:

«Ciertamente nosotros trabajamos también, pero no hacemos más que trabajar con Dios que trabaja. Porque su misericordia se nos adelantó para que fuésemos curados; nos sigue todavía para que, una vez sanados, seamos vivificados; se nos adelanta para que seamos llamados, nos sigue para que seamos glorificados; se nos adelanta para que vivamos según la piedad, nos sigue para que vivamos por siempre con Dios, pues sin él no podemos hacer nada» (san Agustín, De natura et gratia, 31, 35).

Actividad 3: el catequista decidirá el momento más oportuno para el visionado del las escenas de la película en las que se narra la conversión de este santo.

PARA TU VIDA

Leemos en voz alta las etapas en la conversión de san Agustín. Los catecúmenos deben ser ya conscientes que aquellas son, en realidad, las etapas por las que transita todo cristiano en su encuentro con Cristo.

Actividad 4: la finalidad de esta actividad es que los catecúmenos descubran qué significa la conversión a la que Dios nos llama: el mismo Jesucristo se acerca a nosotros y propicia la opción libre de seguirlo, es decir, de tratarlo y vivir «en cristiano». Si nuestra respuesta es positiva, es decir, si dejamos que se produzca el encuentro con Jesús, cambia nuestra forma de comprender el mundo, la sociedad, la historia, a las personas y también a nosotros mismos.

Los jóvenes pueden investigar y señalar qué cambios concretos supuso la conversión en la vida de san Agustín, en su forma de pensar y percibir la realidad y en su actuar. En este sentido, puede animárseles a la lectura de su obra Confesiones o de una buena adaptación de entre las que pueden encontrase en el mercado.

Actividad 5: escuchamos el cántico sugerido en la web y cada uno escribe una idea o actitud que este le haya sugerido.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Santo Tomás de Aquino

La lectura y consideración del texto de este apartado debe recordar a los catecúmenos que todos los seres humanos tenemos inscrito en lo más profundo de nuestro corazón el deseo de Dios. Dios nos atrae incesantemente hacia sí. En nuestro interior y en la realidad creada podemos reconocer la existencia de Dios. No se trata solo ni principalmente de alcanzar certezas racionales, como la del hecho de la existencia de Dios, sino de ser conscientes de que tenemos que tener el corazón abierto y dispuesto a la recepción de la fe. Este es el testimonio de san Agustín y santo Tomás de Aquino.

CELEBRAMOS

Nos disponemos para una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece la página 65 del cuaderno 3:

a) Oración inicial.

b) Leemos y reflexionamos: lectura en voz alta del texto de este apartado tras el que se dedicará un breve tiempo en silencio para la reflexión personal.

c) Rezamos todos juntos la oración.

d) Canto final: escuchamos y cantamos la canción sugerida, que puede encontrarse en la web.

EN FAMILIA

¿Cómo piensa un cristiano?

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado “Lectura en familia”.
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo la pregunta que hay en este apartado.
  • Leemos y comentamos ahora el texto sobre los frutos del Espíritu Santo.
  • Rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el video seleccionado en la página web.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 47: ¿Cómo vive un cristiano? San Benito de Nursia

(Catecismo TS, págs. 258-261)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el testimonio de fe de san Benito de Nursia. La observación y comentario de las fotografías iniciales del Catecismo TS y del cuaderno permitirá evaluar el conocimiento que tienen los alumnos sobre la vida monástica.

Hacemos la señal de la cruz y rezamos juntos la oración inicial de la página 61.

DIOS NOS HABLA

Actividad 1: leemos el apartado del Catecismo TS de la página 259 y el resumen que se ofrece en el cuaderno.

Actividad 2: visionamos las escenas del documental sobre la vida en un monasterio, que pueden encontrarse en la web.

EXPLICACIÓN DE LA FE

¿En qué consiste la vida cristiana?

Actividad 3: leemos en voz alta el texto de la página 259 del Catecismo TS y comentamos en grupo los tres puntos en que se resumen las implicaciones del acto de seguir a Jesucristo.

Actividad 4: respuesta orientativa. Durante toda su vida, Jesús buscó el encuentro con la debilidad humana: curaba a los enfermos y perdonaba a todo aquel que acudía a él con fe y mostraba arrepentimiento de sus pecados. Con su pasión y su crucifixión aceptó libremente su sufrimiento y su muerte por amor a los hombres. Él tomó sobre sí nuestros pecados e hizo suyo nuestro dolor: «Él tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades» (Mt 8, 17).

Actividad 5: respuesta orientativa. Todos los cristianos, sea cual sea el estado de vida al que Dios los haya llamado dentro de la Iglesia, tienen la misión de testimoniar la verdad con su propia vida (Mt 28, 18-20).

Actividad 6: la lectura y extracción de las tres ideas fundamentales se realizará de forma individual.

PARA TU VIDA

Actividad 7: respuesta orientativa. El auténtico obstáculo es el pecado, en cuanto este supone «faltar al amor verdadero para con Dios y para con el prójimo, a causa de un apego perverso a ciertos bienes. Hiere la naturaleza del hombre y atenta contra la solidaridad humana» (Catecismo de la Iglesia Católica, n.º 1849).

Actividad 8: puede realizarse otra «lluvia de ideas». Se anotaran, en primer lugar, aquellos rasgos que san Pablo menciona en su carta a los Corintios. A continuación, se anotarán todas las ideas que surjan en el diálogo grupal sobre otros posibles rasgos del amor y que no puedan identificarse con los descritos por san Pablo. Posteriormente se escogerán, de entre todos los rasgos apuntados, aquellos que mejor definan la esencia del amor.

Actividad 9: el trabajo de búsqueda en Internet puede hacerse por grupos de trabajo (de dos o tres personas). Posteriormente puede hacerse una puesta en común de todos los grupos.

Actividad 10: visionamos el video sugerido que versa sobre la acción caritativa de la Iglesia.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Hermano Rafael Arnaiz (trapense)

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 70 y dialogamos sobre el testimonio a partir de las cuestiones propuestas.

Actividad 1: respuesta orientativa. La búsqueda de la santidad según el propio estado.

Actividad 2: respuesta orientativa. Que todos los fieles deben ejercer, cada uno según su propio camino, la vocación bautismal, es decir, viviendo la vocación de servir a imagen de Cristo.

CELEBRAMOS

Nos disponemos para una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece la página 71 del cuaderno:

a) Oración inicial.

b) Rezamos todos juntos la oración.

c) Canto final: Escuchamos y cantamos la canción Caritas et amor, que está en la web.

EN FAMILIA

¿Cómo vive un cristiano?

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que hay en este apartado.
  • Leemos y comentamos ahora el texto sobre el primer fruto del Espíritu Santo.
  • Rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el video seleccionado en la página web.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  * 

Encuentro 48: ¿Cómo actúa un cristiano? San Juan de Dios

(Catecismo TS, págs. 262-265)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el testimonio de fe y de amor a Dios y a los más desfavorecidos de san Juan de Dios. La observación de las imágenes iniciales (del Catecismo TS y la del cuaderno) permitirá una reflexión inicial sobre la vocación esencial de servicio y entrega del cristiano: «La Iglesia abraza con su amor a todos los afligidos por la debilidad humana; más aún, reconoce en los pobres y en los que sufren la imagen de su fundador pobre y paciente, se esfuerza en remediar sus necesidades y procura servir en ellos a Cristo» (Lumen gentium, n.º 8).

Hacemos la señal de la cruz y rezamos juntos la oración inicial de la página 73.

DIOS NOS HABLA

Actividad 1: leemos el apartado del Catecismo TS de la página 263 y el resumen que se ofrece en el cuaderno.

Actividad 2: visionamos las escenas del video sobre la vida de san Juan de Dios que pueden encontrarse en la web.

EXPLICACIÓN DE LA FE

Los santos que han servido a los pobres

Actividad 3: leemos el apartado del Catecismo TS de la página 264 y comentamos en grupo a la luz de lo allí leído los testimonios de entrega a los más necesitados que se describen en el cuaderno.

La importancia de la consideración personal y grupal de estos testimonios radica en la necesidad de que los catecúmenos entiendan y asimilen que la fe en Jesús no aleja de la vida real de los seres humanos, sino que permite captar su significado más profundo —el inmenso amor de Dios a los hombres— y vivirla en plenitud. Este amor sin condiciones lleva al cristiano a comprometerse sin límites en el mundo, especialmente con el dolor y el sufrimiento tan presentes en él (Lumen fidei, n.º 18).

Actividad 4: si el catequista lo considera oportuno, se visionan otros testimonios de servicio a los más pobres que se encuentran en la web.

PARA TU VIDA

Actividad 5: leemos el texto y comentamos las diferentes maneras en que los cristianos de todo estado y condición se han entregado a los demás, especialmente a los más necesitados. En definitiva, los catecúmenos descubrirán que el cristiano —sea laico o ministro ordenado o consagrado— responde a su alta dignidad viviendo de acuerdo con su vocación bautismal de servir a imagen de Cristo.

Actividad 6: buscamos por grupos ejemplos concretos de entrega y servicio en la vida de santa Teresa de Calcuta.

Actividad 7: visionamos en la web la entrevista realizada a esta santa.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

San Juan de Dios

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 76 y dialogamos sobre este testimonio a partir de las cuestiones propuestas.

La cuestión b) permite ahondar en la cuestión esencial: de qué hablamos cuando hablamos de amor. Frente a la actual cultura del «yo», es decir, de la primacía del eros —donde el propio bienestar se sitúa como condición primera de entrega al otro—, hay que advertir dónde se encuentra la perfección del amor humano. Como recuerda Benedicto XVI en la encíclica Deus caritas est: «Ciertamente, el amor es “éxtasis”, pero no en el sentido de arrebato momentáneo, sino como camino permanente, como un salir del yo cerrado en sí mismo hacia su liberación en la entrega de sí y, precisamente de este modo, hacia el reencuentro consigo mismo, más aún, hacia el descubrimiento de Dios: ”El que pretenda guardarse su vida, la perderá; y el que la pierda, la recobrará”» (Lc 17, 33).

Los jóvenes han de entender y descubrir en su propia vida que el reencuentro pleno con uno mismo se produce en la entrega a los demás y, en último término, a Dios. La concepción de una búsqueda del propio bien que, solo posteriormente, pueda revertir en los demás, olvida la esencia de la dinámica del amor humano: no hay «yo» sin «tú».

La consecuencia de esta donación desinteresada puede percibirse en la vida de los santos: un optimismo y una alegría con sabor de eternidad. A los obstáculos que encontraron en su vida y en su misión, sobrepusieron siempre la esperanza de saberse en manos del amor divino (el penúltimo párrafo del texto de esta página muestra esta realidad en la vida de san Juan de Dios).

La palabras con las que este santo instaba a dar limosna no eran, pues, retóricas: «Haced el bien, hermanos. ¿Alguien quiere hacer el bien a sí mismo? ¡Hermanos míos, por amor de Dios, haceos bien a vosotros mismos!».

CELEBRAMOS

Nos disponemos para una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece la página 77 del cuaderno:

a) Oración inicial.

b) Rezamos todos juntos el bello y profundo cántico de san Francisco de Asís.

c) Canto final: escuchamos y cantamos la canción Tú has venido a la orilla, que está en la web.

EN FAMILIA

¿Cómo actúa un cristiano?

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que se proponen en este apartado.
  • Leemos y comentamos ahora el texto sobre el segundo fruto del Espíritu Santo y hacemos un propósito concreto.
  • Rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el video seleccionado en la página web.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 49: ¿Cómo reza un cristiano? Santa Teresa de Jesús

(Catecismo TS, págs. 266-269)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el testimonio de fe y de amor a Dios de santa Teresa de Jesús. La observación de las imágenes iniciales (del Catecismo TS y la del cuaderno) permitirá una reflexión inicial sobre el sentido de la oración cristiana y la necesidad de aprender a dialogar con Dios ayudados por el Espíritu Santo en la Iglesia.

Hacemos la señal de la cruz y rezamos juntos la oración inicial de la página 79.

DIOS NOS HABLA

Actividad 1: leemos el apartado del Catecismo TS de la página 267 y el resumen que se ofrece en el cuaderno.

Actividad 2: visionamos las escenas del video sobre la vida de santa Teresa de Jesús que pueden encontrarse en la web.

EXPLICACIÓN DE LA FE

Los santos nos enseñan a orar

Actividad 3: puede establecerse un diálogo partiendo de la lectura de cada cita con el objetivo de descubrir a qué aspecto o característica de la oración cristiana hace especial referencia el contenido de cada una de ellas.

Actividad 4: el mural debe recoger de un modo u otro las siguientes ideas sobre la oración del cristiano:

a) La oración es la relación viva de los hijos de Dios con su Padre;

b) El modelo perfecto de oración se encuentra en la oración filial de Jesús;

c) La oración fundamental del cristiano es el «Padre nuestro» que nos enseñó Jesús;

d) Incluso cuando la oración se vive en soledad, es oración de la Iglesia;

e) Toda la vida del cristiano puede convertirse en oración.

PARA TU VIDA

¿Cómo ora el cristiano?

Actividad 5: cada catecúmeno elaborará un sencillo esquema de los contenidos de la página 268 del Catecismo TS.

Señor ayúdanos a permanecer en tu amor

Actividad 6: un lector leerá en voz alta el texto de Benedicto XVI. A continuación se dialogará en grupo. Los jóvenes deben descubrir la importancia de frecuentar a Jesús en el sagrario y de recibir la comunión como las mejores formas de unirnos a Él.

Actividad 7: podemos visionar en la web varias escenas de la Vigilia nocturna de la JMJ de Madrid 2011.

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

Santa Teresa de Jesús

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 82 y dialogamos sobre la oración a partir del testimonio de esta santa.

El diálogo sobre la cuestión b) de la actividad 8 será una buena ocasión para que el catequista suscite una reflexión sobre la oración como «combate espiritual» (catecismo de la Iglesia Católica, n.º 2725-2745): la oración es un don de la gracia pero exige una respuesta decidida del cristiano. Es preciso, pues, esforzarse en el aprendizaje de la oración, en el conocimiento de los obstáculos con los que podemos encontrarnos (tanto interiores, como exteriores) y en alcanzar las disposiciones precisas para este combate: la humildad de sabernos hijos pródigos, la confianza filial en Dios que es un Padre misericordioso y la perseverancia que es fruto del amor y lo potencia.

CELEBRAMOS

Nos disponemos para una breve celebración de la Palabra con los elementos que nos ofrece la página 83 del cuaderno:

  • Oración inicial.
  • Rezamos todos juntos ayudados por la poesía de santa Teresa de Jesús.
  • Canto final: escuchamos y cantamos la canción Vuestra soy, para vos nací, que está en la web.

EN FAMILIA

¿Cómo reza un cristiano?

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que se proponen en este apartado.
  • Leemos y comentamos ahora el texto sobre otro de los frutos del Espíritu Santo —la paz— y hacemos un propósito concreto.
  • Rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el video seleccionado en la página web.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *

Encuentro 50: Sed siempre testigos del Señor. San Francisco Javier

(Catecismo TS, págs. 270-273)

1. ORIENTACIONES PARA LAS ACTIVIDADES Y LOS RECURSOS

El catecismo nos presenta en este encuentro el testimonio de fe y seguimiento de Cristo de san Francisco Javier. La observación de las imágenes iniciales (del Catecismo TS y del cuaderno) permitirá una reflexión inicial sobre la llamada que Jesús hace a los cristianos de toda condición a transformar el mundo anunciando y siendo testigos de la Palabra.

Hacemos la señal de la cruz y rezamos juntos la oración inicial de la página 85.

DIOS NOS HABLA

Actividad 1: leemos el apartado del Catecismo TS de la página 271 y el resumen que se ofrece en el cuaderno.

Actividad 2: visionamos las escenas del video sobre la vida de san Francisco Javier que pueden encontrarse en la web.

EXPLICACIÓN DE LA FE

Anunciar el Evangelio por toda la Tierra

Actividad 3: Leemos el texto del Catecismo TS (pág. 272) y la cita evangélica reproducida en el cuaderno.

Los misioneros y las misioneras

Actividad 4: cada joven puede comentar brevemente el testimonio que conozca.

Actividad 5: puede proponerse una investigación por grupos de dos o tres personas. Puede encontrarse información adecuada en www.domund.org

Actividad 6: esta actividad debe despertar en los catecúmenos el anhelo «de anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo […] Llegamos a ser plenamente humanos cuando somos más que humanos, cuando le permitimos a Dios que nos lleve más allá de nosotros mismos para alcanzar nuestro ser más verdadero. Allí está el manantial de la acción evangelizadora. Porque, si alguien ha acogido ese amor que le devuelve el sentido de la vida, ¿cómo puede contener el deseo de comunicarlo a otros?» (Evangelii gaudium, n.os 8 y 23).

Actividad 7: visionamos el video sobre las misiones que puede encontrarse en la web.

PARA TU VIDA

Testigos auténticos

Actividad 8: cada catecúmeno lee individualmente el apartado del Catecismo TS (pág. 272) y resume en tres características lo más esencial de un verdadero testigo de Jesucristo en nuestros días. Al finalizar este trabajo, puede hacerse una puesta en común.

Comportémonos como hijos de Dios

Actividad 9: una buena manera de iniciar esta actividad es la consideración de la vida de los primeros cristianos. En ellos encontramos un ejemplo luminoso de lo que significa el discipulado cristiano. En el libro de los Hechos de los Apóstoles se describe la vida de la primera comunidad cristiana. Su lectura y meditación facilitará la identificación de esos puntos esenciales del «estilo de vida» al que Jesús nos invita. Los primeros cristianos:

a) Vivían unidos por la caridad (Hc 4, 32; 4, 32-35).

b) No tenían miedo de anunciar con el testimonio de su vida y su palabra la Buena noticia (Hc 5, 27-33).

c) Se sentían miembros activos de la Iglesia y su vida estaba marcada por la celebración de los sacramentos, especialmente la Eucaristía (Hc 2, 42).

TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA

San Ignacio de Loyola

Leemos el texto del cuaderno 3 en la página 88 y dialogamos sobre la llamada misionera a partir del fecundo testimonio de este santo.

CELEBRAMOS

Celebramos el sacramento de la Confirmación

El catequista irá explicando los diversos momentos del rito del sacramento de la Confirmación así como la necesidad de recibirlo «para la plenitud de la gracia bautismal» (cf. Ritual de la Confirmación, Prenotandos 1). En efecto, a los bautizados el sacramento de la Confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras» (Catecismo de la Iglesia Católica, n.º 1285).

Para finalizar, escuchamos y cantamos la canción que se presenta como recurso en la web.

EN FAMILIA

Sed siempre testigos del Señor

Comenzamos haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo.

  • Uno de la familia puede leer el texto del apartado «Lectura en familia».
  • A continuación dedicamos unos minutos a la reflexión siguiendo las preguntas que se proponen en este apartado.
  • Leemos y comentamos ahora el texto del momento central del rito del sacramento de la Confirmación.
  • Rezamos juntos la oración final.
  • Podemos ver el video seleccionado en la página web.

2. ENLACE A LOS RECURSOS DE ESTE ENCUENTRO

*  *  *


 

Novedad

Aprendo a ser testigo del Señor 1

Recomendamos

 

Biblia Escolar de Casals

El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente l...