Leproso por amor a Jesús

Leproso por amor a JesúsEl P. Damián no se contentaba con convertir almas, decir misa, predicar. También construía, curaba y cuidaba de aquellos desgraciados. Hacía surgir ante ellos un mundo nuevo. Fueron muchos los leprosos que abandonaron definitivamente sus borracheras y su desesperación para hacerse católicos y rodear al P. Damián. En pocos días desapareció casi totalmente aquella monstruosidad de la muerte desnuda y terrible, la muerte sin consuelo, simbolizada en aquella carretilla que se llevaba hasta el acantilado para volcar al mar su contenido.

Muchos eran los leprosos que habían transformado su abatimiento en un nuevo resurgir para mirar cara a cara la vida.

El misionero poco a poco consiguió que la ración alimenticia de cada leproso fuese mejorada y elevada...

Decía un testigo: «Yo le vi acercarse a un moribundo leproso para confesarle. Era algo imponente. Habrá tan mal olor, tanta miseria, tanta podredumbre en aquel cuerpo moribundo que quería confesarse, que me quedé apoyado en la puerta esperando ver reaccionar al P. Damián.... Pero él se acercó al moribundo, sonrió tristemente y colocó su oreja junto a la boca ensangrentado y purulenta del leproso. Un rato después levantaba la mano, haciendo la señal de la cruz. Una cosa observé en el misionero: casi siempre fumaba en pipa. Mucho tiempo después, él mismo me decía la razón. Era para no demostrar repugnancia y vencer el olor que la lepra dejaba en toda su ropa. ¿No comprende? —me decía—. Yo no podía demostrar repugnancia alguna. Eran mis hijos... ¿qué hubiesen dicho los pobres si llegan a darse cuenta de que su olor casi me mareaba?... Muchas veces sentí tentaciones de vomitar, pero procuraba vencerlas y me ayudaba Dios».

De vez en cuando se acordaba de su buena madre, una viejecita que vivía allá en la aldea de Bélgica, en la lejanía. Pero era un misionero. Y sus superiores no se lo obstaculizaban, se quedaría allí siempre, siempre hasta que Dios quisiera.

Años después se presenta el profesor Arming, que le trae una fotografía de su madre y le solicita una gota de sangre de dos de sus leprosos hospitalizados para analizarlas al microscopio. El P. Damián accede y le trae el poco rato dos cristales con sangre leprosa.

El primer análisis se realiza rápidamente y acusa reacción positiva. La sangre es de un conocido leproso que arrastra desde hace años la enfermedad. El segundo... es, dice el doctor desde luego, un leproso en estado febril. Bacilos de Hansen presente, y los linfocitos y leucocitos en aumento.

—¿Es sangre de leproso? —musitó el P. Damián.

—Sin duda —asintió Arming.

Por el gesto, por la expresión del Padre, todos comprendieron, intuyendo la terrible verdad.

—¡Está usted...! —comenzó uno de los presentes, sin decidirse a completar su pensamiento.

El P. Damián lo hizo por él.

—Leproso, leproso del todo, hijo... —replicó—. Dios es bueno. Me hace igual a mis hijos.

—¡Y he sido yo quien le ha dado esta terrible noticia! —exclamó amargamente Arming.

—Alguien tenía que hacerlo —dijo el Apóstol—. Yo lo sospechaba, lo intuía, lo temía. Ahora lo sé. Pero no es una noticia terrible profesor. Cristo sigue en la cruz, los cielos están abiertos. No ha cambiado nada. Estoy con mis hijos y creo en Dios. ¿Qué estoy leproso? A Cristo, que está clavado en la cruz, esto no hará que me desprecie. Luego iré don Él y dialogaré en voz baja con Él... Y todo será lo mismo. Me encontraré más cerca de mis hijos y sabré comprenderles aún mejor. Dios es bueno, hijos...

*  *  *

Noticias Cristianas: «Historias para amar al prójimo. VI Parte: Historia, n.º 5». Historias para amar, páginas 101-102

*  *  *

¿Queréis conocer mejor a este santo y su labor en la isla de Molokai?

*  *  *

 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: Fiesta de san Bartolomé, apóstol y mártir

Juan 1, 45-51. Fiesta de san Bartolomé, Apóstol. «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel» (Jn 1, 49)... Estas palabras de Natanael pre...

Novedad

 

«Amigos de Jesús», para conocer, amar y seguir siempre a Jesús en familia; APP online gratis

Amigos de Jesús es un programa de catequesis para la preparación del camino de fe que los niños deben recorrer para recibir la Primera Comunión....

Cuadernos, recursos y guía

Amigos de Jesús

Cuentos de Casals

 

Cuentos «Serafín»: La Creación del Mundo

Al principio no existía nada, sólo Dios. Y como Dios es todopoderoso, creó el Cielo y la Tierra. ...

Recomendamos

 

«Aprendo a ser testigo del Señor»: Itinerario de vida cristiana hacia la Confirmación

Aprendo a ser testigo del Señor son tres cuadernos para los encuentros de catequesis con el Catecismo Testigos del Señor, cuyos autores son Pedro de la Herrá...