La Biblia más infantil: Jueces

La Biblia más infantil: Jueces

Sansón y el león

Uno de esos Jueces se llamó Sansón. Era tan fuerte que venció a un león sólo con las manos. Peleó contra los filisteos, un pueblo que no quería a los israelitas, ganándoles muchas veces. La fuerza que Dios le había dado a Sansón, estaba en su pelo, que era muy largo.




«Dios mío, dame fuerzas para ser bueno».


* * *


Sansón y el temploSansón y el templo

Un día, los filisteos tendieron una trampa a Sansón y le cortaron el pelo mientras dormía. Al perder Sansón su fuerza, le hicieron prisionero y se lo llevaron al templo de su dios falso, donde le ataron a dos columnas. Sansón le pidió a Dios que le diera su fuerza por última vez. Tiró fuerte de las columnas, que cayeron destruyendo a la vez el templo y a los filisteos.


«¡Señor, Tú eres el Dios verdadero!».


* * *


El profeta SamuelEl profeta Samuel

El último de los Jueces de Israel fue Samuel. Dios le llamó cuando era niño. De mayor, gobernó a los israelitas durante mucho tiempo hasta que fue anciano. Su pueblo, al verle tan mayor y que tenían muchos pueblos enemigos, le pidieron que nombrara un rey joven que fuera el jefe de su ejército.



«Que sea bueno de pequeño y de mayor».


* * *


De La Biblia más infantil, Casals, 1999. Páginas 47 a 49

Coordinador: Pedro de la Herrán

Texto: Miguel Álvarez y Sagrario Fernández Díaz

Dibujos: José Ramón Sánchez y Javier Jerez


* * *


Anterior    <<    Índice general    >>    Siguiente