Encuentro 3. Este es el día que hizo el Señor

Aprendo a ser testigo del Señor: presentación e índice general

Objetivos

Conocer en profundidad el significado y alcance del domingo, día del Señor y de la Iglesia.

Participar activamente en la celebración de la eucaristía dominical e identificar en ella las distintas formas de oración.

Realizar cada domingo gestos de vida familiar y fraterna fruto de la comunión con el Señor.

*  *  *


Encuentro 3. Este es el día que hizo el Señor


[ DIOS NOS HABLA ]

Adoración eucarística en la JMJ 2014 de Río de Janeiro.

*  *  *


[ EXPLICACIÓN DE LA FE ]

Vídeo «La institución de la Eucaristía» de la serie Iglesia y Sacramentos de Editorial Casals.

*  *  *


[ TESTIGO DE FE Y MISERICORDIA ]

Mártires de Abitinia (palabras del Santo Padre emérito Benedicto XVI).

Mártires de Abitinia (palabras del Santo Padre emérito Benedicto XVI)Queridos hermanos y hermanas:

[...] La Eucaristía es como el corazón palpitante que da vida a todo el cuerpo místico de la Iglesia: un organismo social basado en el vínculo espiritual pero concreto con Cristo. Como afirma el apóstol san Pablo: «Porque el pan es uno, nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo, pues todos comemos del mismo pan» (1 Co 10, 17). Sin la Eucaristía la Iglesia sencillamente no existiría. La Eucaristía es, de hecho, la que hace de una comunidad humana un misterio de comunión, capaz de llevar a Dios al mundo y el mundo a Dios. El Espíritu Santo, que convierte el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, transforma también en miembros del cuerpo de Cristo a cuantos lo reciben con fe, de forma que la Iglesia es realmente sacramento de unidad de los hombres con Dios y entre sí.

En una cultura cada vez más individualista, como lo es la cultura en la que estamos inmersos en las sociedades occidentales, y que tiende a difundirse en todo el mundo, la Eucaristía constituye una especie de «antídoto», que actúa en la mente y en el corazón de los creyentes y que siembra continuamente en ellos la lógica de la comunión, del servicio, del compartir, es decir, la lógica del Evangelio. Los primeros cristianos, en Jerusalén, eran un signo evidente de este nuevo estilo de vida, porque vivían en fraternidad y ponían en común sus bienes, para que nadie fuese indigente (cf. Hch 2, 42-47). ¿De qué derivaba todo esto? De la Eucaristía, es decir, de Cristo resucitado, realmente presente en medio de sus discípulos y operante con la fuerza del Espíritu Santo. Y también en las generaciones siguientes, a través de los siglos, la Iglesia, a pesar de los límites y los errores humanos, ha seguido siendo en el mundo una fuerza de comunión. Pensemos especialmente en los periodos más difíciles, de prueba: en lo que significó, por ejemplo, para los países sometidos a regímenes totalitarios, la posibilidad de congregarse en la misa dominical. Como decían los antiguos mártires de Abitinia: «Sine Dominico non possumus», sin el «Dominicum», es decir, sin la Eucaristía dominical no podemos vivir. Pero el vacío producido por la falsa libertad puede ser también muy peligroso, y entonces la comunión con el Cuerpo de Cristo es medicina de la inteligencia y de la voluntad, para volver a encontrar el gusto de la verdad y del bien común.

Queridos amigos, invoquemos a la Virgen María, a quien mi predecesor, el beato Juan Pablo II, definió «Mujer eucarística» (Ecclesia de Eucharistia, 53-58). Que en su escuela también nuestra vida llegue a ser plenamente «eucarística», abierta a Dios y a los demás, capaz de transformar el mal en bien con la fuerza del amor, orientada a favorecer la unidad, la comunión y la fraternidad.

Santo Padre emérito Benedicto XVI

Ángelus del domingo, 26 de junio de 2011

*  *  *


[ CELEBRAMOS ]

Tema musical Gloria in excelsis Deo.

*  *  *


[ EN FAMILIA ]

Fragmento de la película Marcelino pan y vino.

*  *  *


    Anterior    <<    Índice general    >>   Siguiente 

*  *  *



 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: Yo he vencido al mundo

Juan 16, 29-33. Lunes de la 7.ª semana del Tiempo de Pascua. Estamos llamados a vencer al mundo con nuestra fe, porque pertenecemos a Aquel que con su mue...

Novedad

Aprendo a ser testigo del Señor 1

Cuento del mes

 

Sueño con mi madre

– Lleva tu alegría a sus corazones, comparte el amor que sientes por mí y por mi amado hijo y se luz para el mundo....

Recomendamos

 

Biblia Escolar de Casals

El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente l...