La Biblia más infantil: el profeta Elías

El rey Ajab con los ídolosEl rey Ajab con los ídolos

Al morir Salomón, hubo otros reyes. Uno de ellos se llamaba Ajab. No era bueno porque no quería a Dios y hablaba a estatuas de animales como si fueran dioses. El pueblo de Israel empezó a hacer lo mismo que su rey y rompió la Alianza o pacto que tenía con Dios. Dios les mandó al profeta Elías, que les dijo: «Por romper vuestra amistad con Dios, no lloverá hasta que yo diga». Entonces hubo una gran sequía.

«Quiero ser siempre tu amigo»

*  *  *


Elías con los cuervosElías con los cuervos

El rey Ajab quería matar al profeta Elías. Dios le dijo a Elías: «Escóndete cerca del río Jordán. Yo encargaré a los cuervos que te alimenten». Los cuervos le llevaban a Elías pan por la mañana y carne por la tarde. Y bebía agua del río. Pasaron dos años y continuaba la sequía.




Bendición de la mesa

«El niño Jesús, que nació en Belén,

Bendiga esta mesa y a nosotros también»

*  *  *


Elías y el SacrificioElías y el Sacrificio

Elías fue a ver al rey Ajab y a todo el pueblo israelita, y les dijo: «Los dioses que adoráis son falsos. Mi Dios es el verdadero y para probarlo vamos a hacer dos altares. Uno lo pondré yo, con un toro como regalo a Dios. Otro Ajab, con un animal a vuestro dios Baal. Cada uno pedirá que caiga fuego del cielo». Pasaba el día y los seguidores de Baal imploraron a su dios sin que pasara nada. Por la tarde, Elías rezó y dijo: «Dios mío, escúchame para que sepan que Tú eres el único y verdadero Dios». E inmediatamente cayó fuego sobre el altar.

«¡Escúchame también a mí!»

*  *  *


Por fín lluevePor fín llueve

Cuando el pueblo vio lo que había ocurrido, empezó a gritar: «El Dios de Elías y de Israel es el verdadero Dios». Pidieron perdón a Dios y enseguida empezó a llover. Hubo muchos otros profetas, algunos buenos, como Elías, y el pueblo fue bueno. Pero también hubo falsos profetas y el pueblo volvió a adorar a dioses falsos. Dios se enfadó y otra vez castigó a su pueblo para corregirle y conducirle al bien.


«Perdóname cuando hago algo mal»

*  *  *


Jerusalen ardiendoJerusalen ardiendo

El rey de Caldea atacó Jerusalén y le prendió fuego. Y a los israelitas que quedaron vivos los llevó presos a la ciudad de Babilonia para que fueran sus esclavos. Allí los judíos pasaron muchos años. Y todos se acordaban de la Tierra Prometida, que habían perdido, y del templo de Jerusalén, que había sido destruido.



«Ayúdame a recordar siempre que eres mi Padre»

*  *  *


De La Biblia más infantil, Casals, 1999. Páginas 59 a 63

Coordinador: Pedro de la Herrán

Texto: Miguel Álvarez y Sagrario Fernández Díaz

Dibujos: José Ramón Sánchez y Javier Jerez


*  *  *

Anterior    <<    Índice general    >>    Siguiente


 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: ¿Quién de ellos hizo la voluntad del Padre?

Mateo 21, 28-32. Vigesimosexto domingo del Tiempo Ordinario. Con esta parábola Jesús reafirma su predilección por los pecadores que se convierten, y nos...

Novedad

 

«Amigos de Jesús», para conocer, amar y seguir siempre a Jesús en familia; APP online gratis

Amigos de Jesús es un programa de catequesis para la preparación del camino de fe que los niños deben recorrer para recibir la Primera Comunión....

Cuadernos, recursos y guía

Amigos de Jesús

Cuentos de Casals

 

Cuentos «Serafín»: La Creación del Mundo

Al principio no existía nada, sólo Dios. Y como Dios es todopoderoso, creó el Cielo y la Tierra. ...

Recomendamos

 

«Aprendo a ser testigo del Señor»: Itinerario de vida cristiana hacia la Confirmación

Aprendo a ser testigo del Señor son tres cuadernos para los encuentros de catequesis con el Catecismo Testigos del Señor, cuyos autores son Pedro de la Herrá...